7/2/13

La ley Wert recibe el rechazo de cinco autonomías con los estudiantes en la calle


El tercer día de la huelga de estudiantes ha congregado de nuevo a miles de personas en todo el país, con manifestaciones o concentraciones a las que han asistido familias y profesorado. En Zaragoza, la concentración ha tenido lugar ante la sede del Gobierno regional. Además de la calle, la ley Wert ha recibido hoy el rechazo de cinco autonomías, que suman el 45% de la población española.


La concentración en Zaragoza ha puesto fin a las tres jornadas de huelga convocadas por el Sindicato de Estudiantes, con un amplio seguimiento en la capital aragonesa que podría rondar el 70%, y con una incidencia menor en el resto de la comunidad.





En Madrid, donde se ha celebrado una manifestación por el centro de la ciudad, el ministro Wert se han encontrado con el rechazo frontal a su ley por parte de Cataluña, Canarias, Andalucía, Asturias y País Vasco. Solo las comunidades que gobierna el PP han apoyado la LOMCE.



En Huesca ha tenido lugar una manifestación que partía de la plaza de Navarra para finalizar en la de Cervantes, y en Teruel ha habido una concentración en la plaza del Torico.



La consejera de Educación del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat, ha pedido a los estudiantes que "contrasten la información" y que se preocupen por que las protestas no interfieran en su formación, "que es lo más importante".

Serrat ha asegurado que se van a incorporar tres millones de euros de los remanentes del presupuesto de 2012 para cubrir las becas de los escolares que se habían quedado en la lista de espera a partir de mediados de este mes.


Manifestaciòn en Huesca, hoy


El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha señalado sus dudas sobre si las protestas de esta semana de los estudiantes tienen algo que ver con la Educación. "Con lo que no estoy muy de acuerdo es en que estas huelgas y estas manifestaciones tengan que ver con la reforma educativa", ha señalado.

En esta línea, ha explicado que ayer escuchó a un representante de esos estudiantes "proclamar con claridad que era una huelga política contra el gobierno del PP". De hecho, ha agregado, "prácticamente no había ningún argumento de una mínima solidez" contra la reforma educativa.