1/7/13

Una niña afgana de ocho años muere desangrada en su noche de bodas


Aisha, de ocho años, fue vendida a buen precio por su familia a Muhammad, un mulá de 50 años, casado y con varios hijos. Durante la noche de bodas, el hombre, frustrado por no poder penetrarla, efectuó en la vagina de la niña cortes con su cuchillo para poder realizar el acto sexual. La niña murió desangrada en la misma cama por las heridas sufridas.


Tras la boda, celebrada a finales de mayo, Muhammad, un influyente clérigo de una zona rural de Afganistán, llevó a Aisha a la habitación. En la casa permanecieron los invitados, incluidos los padres de la novia, celebrando el enlace. Tras varios intentos infructuosos para penetrarla, decidió realizar cortes en la vagina de la pequeña tapándole la boca con trapos para evitar que se oyeran sus gritos.

A la mañana siguiente, Aisha amaneció desangrada en la cama. Fue enterrada y nadie hizo preguntas sobre lo que había pasado. Muhammad afirmó que la niña quedó con los ojos abiertos, muy pálida en el lecho y chorreando sangre.

En Afganistán no está permitido el matrimonio a menores de 16 años, pero es muy habitual que se fuerce a niñas de menor edad, a menudo con hombres mayores, especialmente en zonas rurales. A veces los padres las venden por problemas de pobreza, aunque en muchas zonas se considera como algo vergonzoso que las niñas no se casen hasta los 16 años.

Fuente